Así es el nuevo dinosaurio carnívoro descubierto en Latinoamérica.



Dotado de una poderosa mandíbula con dientes afilados y garras prominentes, su nombre en mapuche significa “el que da miedo”.


Hace 80 millones de años, el territorio que actualmente ocupa Argentina no sólo era dominado por enormes herbívoros como el Patagotitan, también por depredadores implacables que competían por la supremacía de la cadena alimenticia como el Llukalkan aliocranianus, la especie recién descubierta en Sudamérica, cuyo nombre en mapuche significa “el que da miedo”.

Se trataba de un carnívoro bípedo de la familia de los abelisáuridos, un grupo de depredadores caracterizados por sus crestas óseas y un hocico achatado que alcanzaban de 5 a 9 metros de largo y habitaron el supercontinente Gondwana.

El cráneo fue hallado en la Formación Bajo de la Carpa en la Provincia del Neuquén, en la región sur de Argentina, donde un conjunto de formaciones geológicas y yacimientos paleontológicos forman el llamado Grupo Neuquén. Los resultados del descubrimiento fueron publicados en el Journal of Vertebrate Paleontology publicados el 30 de marzo de 2021.


El Llukalkan aliocranianus es una de las diez especies de abelisáuridos conocidos hasta ahora que se distribuyeron en el hemisferio sur, hace más de 80 millones de años. A diferencia del T-Rex, el Llukalkan poseía un cráneo corto, pero dotado de una poderosa mandíbula con dientes afilados y extremidades pequeñas, pero con garras prominentes.

Además, el análisis de su bóveda craneal demuestra que esta especie se diferenciaba del resto de la familia por su olfato desarrollado y sobre todo, un oído más sensible, similar al de los cocodrilos contemporáneos. Esta última característica fue confirmada tras hallar un pequeño seno posterior lleno de aire en la región del oído medio, una disposición anatómica nunca antes vista entre los abelisáuridos.

Gracias a estos sentidos, se cree que el Llukalkan aliocranianus era un cazador implacable, que podía realizar persecuciones a gran velocidad gracias a sus poderosas patas traseras.

Este conjunto de características aporta nuevas pistas que confirman la teoría de que los abelisáuridos tomaron senderos evolutivos diversificados, poco antes del gran evento de extinción que puso fin al reinado de los dinosaurios sobre nuestro planeta.


29 visualizaciones0 comentarios