Buscar
  • ExpresARTE

Educación en tiempos de COVID-19

Actualizado: jul 10

La pandemia de COVID19 ha generado múltiples impactos en materia sanitaria y económica; las “curvas epidemiológicas” comenzaron a ser tratadas con “martillos de cuarentena” para llegar a una “danza o vuelta a la normalidad” (T. Pueyo) que aún no alcanzamos. Pero hay un impacto silente y preocupante: Los sistemas educativos.


Los sistemas de aislamiento social, de tajo, cerraron todos los centros educativos; sabemos por experiencia, que las escuelas y colegios son centros por antonomasia de contagio. La dimensión lúdica, los procesos de socialización y el clima escolar, si algo tienen es falta de distanciamiento y, por ende, contagios. Brotes de paperas, sarampión, viruela, pediculosis, entre muchas otras enfermedades se contagian en las escuelas y colegios y de ahí llegan a las viviendas. Pero el SARS-CoV2, es una patología que puede ir desde una simple gripe hasta un complejo y letal síndrome multiorgánico, en dónde el 60% de los contagiados son asintomáticos, pero, en el 40% de los sintomáticos un 14% puede llegar a las temidas Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) y un 2% fallecen.


Entonces, se cerraron las escuelas y colegios, y cada centro educativo comenzó a imaginar de forma acelerada que hacer guías, usos de Zoom, Teams, chats de WhatsApp, plataformas Moodle, Sakai, Blackboard, TV educativa. La mayoría de maestros tenían un equipaje digital muy débil; los padres y madres descubrieron poco a poco lo complicado que es la tarea de educar; no faltaron los problemas de conectividad, ancho de banda y equipamiento –pc o móviles-. A esto se suman las ansiedades y el miedo del contagio, el hacinamiento, las rutinas perversas en el hogar, la crisis económica y un sinfín de circunstancias.


Para colmo, los chicos y chicas, que ya son nativos digitales, no están socializando, y se intensifican el uso de redes sociales para comunicarse: Instagram, Facebook, Twitter, TikTok, WhatsApp, entre otras; los más pequeños pasan pegados a los videojuegos –los que pueden- Fornite (no se olviden que en los 80 y 90 se jugaba Pac-Man, Tetris, Mario Bros, etc.-) y nos preguntamos ¿tendrá esto algún efecto?

Pero más nos preocupa otro tema: ¿qué tan efectiva ha sido la educación durante la pandemia?, ¿qué tanto han aprendido? o ¿qué porcentaje de lo que debieron aprender han logrado? No tenemos aún un estudio ni resultados de pruebas estandarizadas, pero ya hay una hipótesis: El MINED ha decido suprimir la PAES, lo cual indica que no confían en la efectividad de los sistemas alternativos. A punta de olfato, considerando los calendarios, la alfabetización digital de los docentes y los recursos, me atrevería a pronosticar que en el sector público se ha logrado entre un 20 y 30% y en el sector privado no más de 50 o 60%.

Lo anterior significa que los estudiantes irán en su “curva de aprendizaje” con un déficit al próximo año escolar; en los niveles de Pre-escolar y Básica se puede recuperar, a nivel de Media y Superior será más complejo.


Si me preguntan, una forma de recuperar lo perdido es reducir las vacaciones (me tiran tomates los docentes y estudiantes); otra forma podría ser adecuaciones curriculares y educación acelerada (pero se debe capacitar docentes); y otra forma –lo que en realidad va a suceder- es “hacernos el ojo pacho” y seguir.


Nadie estaba preparado para esta crisis, todo fue demasiado rápido; inclusive nadie puso en su FODA la amenaza de una pandemia –en el futuro sí lo contemplaremos-; ahora es momento de ubicar en el lugar adecuado a lo educativo y pensar qué podemos hacer y cómo podemos resolver los vacíos, problemas, traumas que ha generado el Coronavirus. Es momento de pensar y diseñar soluciones.


Un texto de

Óscar Picardo Joao, PhD.

Director del Instituto de Ciencia, Tecnología e Innovación (ICTI)

Universidad Francisco Gavidia (UFG)




58 vistas

7a Calle Poniente #4527, Colonia Escalón, San Salvador l loscastanoselsalvador@gmail.com

PBX (503) 2118 0606 l Whatsapp (503) 7936 2479

© 2020 by Los Castaños Alternative Education 

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram