Buscar
  • ExpresARTE

Mueve tu cuerpo y tu mente se moverá al mismo tiempo

Cuando necesitamos un espacio para pensar, normalmente cerramos los ojos y buscamos un espacio en silencio o empezamos a caminar. Esto último sucede, porque cuando queremos tomar consciencia de esos pensamientos, necesitamos dedicarnos a ellos con atención activa.


La mente no es solo el cerebro conectando emociones, sentimientos, aprendizaje y recuerdos; es un reflejo de nuestras experiencias y de nuestro cuerpo. Una persona que baila o que hace mucho ejercicio, tiene fluidez de pensamiento. Es por esta razón que los espacios educativos más avanzados ya están dejando atrás las opciones de solo estar sentados para aprender; pero esto no se ve solo en las aulas de algunos países, también en las oficinas, donde centran su interés en empleados felices y tienen espacios para jugar mientras trabajan. Por ejemplo, es muy conocido que muchas empresas, en el primer mundo, tienen toboganes dentro de las oficinas; mesas de billar, legos o, incluso, clases de yoga o aeróbicos, para que el personal pueda despejarse cuando sea necesario. Si, los espacios de trabajo ya evolucionaron a esta nueva forma ¿por qué no puede hacerlo el área educativa? ¡Basta de dejar los juegos fuera del aula y exigir a las niñas, niños y jóvenes que estén quietos y serios en el salón!


La creatividad viene fluida y eficaz con el movimiento. Además, la mente está más receptiva y el aprendizaje es más rápido y amigable. Diferentes metodologías han demostrado la importancia de cambiar el aula tradicional por clases interactivas. Es decir, cambiar los salones donde las personas están hipnotizadas y sentadas frente a una maestra o profesor, por espacios en las aulas, donde el alumnado puede caminar sin llamados de atención; en donde puedan jugar e interactuar compartiendo conocimiento entre todos. Es hora de perder el miedo de que los estudiantes, de cualquier nivel, dibujen o armen bloques mientras estudian o trabajan.


Imagínese estar en medio de la clase de matemáticas y que la profesora le sugiera que van a jugar fútbol mientras aprenden sobre porcentajes, o que el instructor de química les diga que van a bailar mientras se aprenden la tabla periódica, para asociar un movimiento a un elemento. ¿Le parece algo loco? Pues no lo es. De hecho, Jean Piaget empezó a hablar de la transformación de la educación más enfocada en la niñez, entre los años sesentas y ochentas; sin embargo, aunque ya hay muchos adelantos y países que sí han cambiado por completo su forma de educar, El Salvador aun se encuentra en pañales en estos temas.


Nuevos colegios y escuelas alternativas han nacido en los últimos años, pero aun no son certificadas por el Ministerio de Educación, ya que este no ha dado el gran salto a estos cambios de metodologías más amigables con los estudiantes. Probablamente, en procesos más específicos, en clases más creativas dentro de los colegios tradicionales, sí se estén involucrando algunos métodos de aprendizaje que utilizan este tipo de técnicas.


Es importante que, tanto el sistema de educación nacional como las personas profesionales de la educación, estudien y lleven a la práctica la neuromotricidad que, justamente, trabaja el aprendizaje desde el movimiento u otros métodos, como el Dalcroze, que enseña conceptos musicales a través del movimiento. Otra opción, podría ser que no solo haya educación física como parte del pensamiento académico, sino también clases de expresión corporal a través de la danza, teatro, ejercicios de meditación como el yoga o pilates, que educan el conocimiento del cuerpo. También hay herramientas de aprendizaje que son sencillas, como usar una señal, un movimiento y una palabra para recordar lo que se quiere aprender con facilidad. Se mencionan estas solo por recordar algunas de las técnicas más conocidas.


En este momento, donde toda la educación se está reinventando, debido a la crisis mundial, es importante que se busquen alternativas para que dejemos de aprender sentados frente al ordenador. Los días de encierro en casa, en los últimos meses, han significado levantarse de la cama al comedor, luego a un escritorio, de nuevo al comedor, después frente al televisor y de regreso a la cama. Esta pasividad puede alterar nuestra salud, nuestra forma de pensar y reaccionar ante los estímulos reales de la vida al exterior. 


La sugerencia es que se mueva el cuerpo y se despeje la mente de los estudios, trabajo, reuniones y talleres. Pero, además, se mueva el cuerpo para pensar, para ver la serie en su canal favorito, mientras se estudia para un examen o parcial. Adicionalmente, los centros educativos deben buscar alternativas de tareas y trabajos en casa que impliquen mover el cuerpo para aprender, no solo usando programas de texto o presentaciones. 


Así que, con esta motivación, cada vez que se esté durmiendo en una clase o en una reunión, párese, camine, no tenga miedo; y si es maestra o profesor, tampoco tenga miedo: aproveche ese movimiento; levántelos a todos y dígales que mientras se mueven, vayan repitiendo algo de la clase o que le digan lo que piensan mientras caminan por todo el salón. Les convoco a que se liberen de estar sentados frente a los libros y a la computadora, y empiecen a mover la mente con el cuerpo. Como dijo Isadora Duncan, bailarina estadounidense, “la mejor herencia consiste en dar a los niños la mayor libertad para desenvolverse por sí mismos”. Solo quienes hemos dado una clase sabemos que las niñas, niños y jóvenes, no se pueden quedar sentados y callados por mucho tiempo, así que usemos su naturaleza a nuestro favor. 


Elizabeth Hurtado Rivera

Tallerista en temas de género, educación sexual para la niñez y 

expresión corporal para el autocuido.

Creadora de Majá 

Una oportunidad para que todas y todos aprendamos a cuidar nuestro cuerpo




267 vistas

7a Calle Poniente #4527, Colonia Escalón, San Salvador l loscastanoselsalvador@gmail.com

PBX (503) 2118 0606 l Whatsapp (503) 7936 2479

© 2020 by Los Castaños Alternative Education 

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram